Virginia Bernal

Acerca de Virginia Bernal ha escrito el crítico Fernando Vázquez Casillas: ”… esta artista visual tiene en el discurso fotográfico su vocabulario expresivo. Léxico a través del que nos cuenta historias, sus historias. Por lo tanto ya sea mediante recursos como la fotografía estenopéica, la goma bicromatada, la cianotipia o a través de la composición escénica de la imágen, Virginia siempre se representa a sí misma como acto en primera persona y lo ejerce, constantemente, bajo el yo conceptual del yo del artista. En este aspecto, construye sueños fantásticos en los que la propia fotógrafa queda plasmada, representada en esencia”.
Las obras de Virginia Bernal nos muestran reflexiones a través de pequeños protagonistas como sucede en los proyectos de arquitectura pero aumentados de su minúscula escala original. De ahí su apariencia y proporciones propias de una maqueta vista a través de una lupa, cuya aspecto se torna más como un juguete u objeto que representa lo que no es.
En su proceso creativo Virginia Bernal hereda el modo de construcción del cine clásico, en el que los coloridos y luminosos decorados eran filmados y reproducidos en blanco y negro en beneficio de una atmosfera y ambientación concretos, como es el caso de sus fotografías realizadas con emulsiones antiguas.